trans22.png
Valladolid Cofrade
Semana Santa de Valladolid
Valladolid Cofrade
Semana Santa de Valladolid 2019

sietepalabrasEl obispo de la diócesis de Coria-Cáceres, Francisco Cerro Chaves, predicará el próximo Viernes Santo (18 de abril) el tradicional Sermón de las Siete Palabras, uno de los actos centrales de la Semana Santa en la ciudad de Valladolid, declarada de Interés Turístico Internacional.

Nacido en Malpartida de Cáceres el 18 de octubre de 1957, monseñor Cerro es obispo de Coria-Cáceres desde septiembre de 2007, adonde llegó después de abandonar la dirección del Centro Diocesano de Espiritualidad del Arzobispado de Valladolid, ciudad en la que ha permanecido entre 1989 y 2007 al cargo de varias responsabilidades.

En 1981 fue ordenado sacerdote en Toledo. Es doctor en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca y en la Pontificia Gregoriana de Roma se licenció y doctoró en Teología Espiritual, han informado hoy fuentes de la cofradía penitencial de las Siete Palabras, organizadora del sermón al que ha sido invitado.

Durante los últimos años, el Sermón de las Siete Palabras ha estado protagonizado por cardenales, obispos y arzobispos como el de Valladolid, Ricardo Blázquez (2011); el emérito de Sevilla, Carlos Amigo (2010); el obispo de León, Julián López (2009); el emérito de Pamplona, Pablo Sebastián (2008); y los arzobispos de Valladolid Braulio Rodríguez (2003) y José Delicado Baeza (2001).

Este acto, único en el que se congregan todas las cofradías de forma simultánea junto a la Procesión General de la Pasión, es heredero de las prédicas de los siglos XVI y XVII que se hacían el Viernes de la Cruz (Santo) y que, desde 1943, se celebra en la Plaza Mayor.

El predicador reflexiona a partir de las siete palabras o frases que Cristo pronunció en la Cruz antes de morir: "Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen"," En verdad, en verdad te digo: hoy estarás conmigo en el Paraíso", "Mujer, he ahí tu hijo; hijo, he ahí tu madre", "¡Dios mío, Dios mío!, ¿por qué me has abandonado?", "Tengo sed", "Todo está cumplido", y "Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu".

Cada una de ellas inspira un comentario o análisis de raíz teológica o religiosa, pero con frecuencia de aplicación al hilo de la actualidad política, social y económica